Intendencia Metropolitana

twitter flick youtube Facebook

Historia del edificio

Dueño de una riqueza arquitectónica que deslumbra, el edificio que hoy es la sede de la Intendencia Metropolitana fue declarado Monumento Nacional el 30 de diciembre de 1976.

Su historia tiene elementos propios de la novela pues mezcla romance, prensa y política.

A fines del siglo XVII Don Juan Francisco Briand de Morandais, Capitán de fragata de la Real Armada francesa llega a nuestro país. Al poco tiempo conoce a la familia de don Mateo de Caxijal, Tesorero Real y se enamora de su hija. El romance obliga al capitán galo a permanecer en el país donde se casan.

Casi en paralelo, su apellido -que era de difícil escritura- es modificado por la forma como se pronuncia: Morandé.

El francés construye su casa en la calle que actualmente lleva su apellido, sin embargo, con el correr de los años, su residencia de estilo colonial desaparece y en cambio es reemplazada por una gran mansión neoclásica con locales comerciales en la planta baja.

El año 1908 esa mansión es adquirida por un grupo de dirigentes del Partido Conservador, quienes  pretendían instalar ahí el “Diario Ilustrado”, pero su proyecto naufraga y años más tarde deciden levantar un nuevo edificio, acorde a su importancia. Este edificio fue proyectado por el arquitecto Manuel Cifuentes Gómez el año 1913.

El Diario Ilustrado, llamado así por el uso de la fotografía considerado el mayor avance tecnológico de esa época, fue liderado por ministros y parlamentarios como Alberto González, Joaquín Echeñique Gandarillas y Ricardo Salas Edwards. Se caracterizó por denunciar la corrupción administrativa citando nombres y apellidos de los implicados.

En 1928 el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo adquiere el inmueble para que sea la sede de la Intendencia de Santiago.

El edificio de cinco pisos y subterráneo, ubicado en la esquina de Morandé con Moneda, contiguo al Palacio de La Moneda, es obra del arquitecto chileno Manuel Cifuentes (1888-1956).

Neoclasicismo

Bajo la estética neoclásica francesa, que predominaba en esa época, el edificio va en la línea del Museo de Bellas Artes, la Bolsa de Comercio, la Estación Mapocho y el Palacio de Tribunales, todos construidos a principios del siglo XX.

En el vértice norponiente de la cuadra, se encuentra su entrada principal. El pórtico de ingreso tiene dos columnas y, rematando la fachada, se puede ver una cúpula campanario de tejuelas de fierro galvanizado, con una linterna y reloj. El Reloj del Campanario pese a que tiene cerca de 100 años de antigüedad sigue en perfecto estado y cada día anuncia los cambios de hora a los capitalinos.

En el interior, existe un gran vestíbulo de planta octogonal y de doble altura. Se accede a este a través de una escalera de mármol que se bifurca en dos tramos circulares en el segundo nivel.

El espacio central posee coloridos vitrales, columnas, arcos de medio punto y pilares. Todo de una belleza que deslumbra.

Los vitrales dispuestos en la cúpula del tercer piso son obra del pintor Pedro Subercaseaux, autor de obras como “La llegada de Almagro  a Chile” y “La Primera Escuadra Nacional” que hoy se encuentran en el ex Congreso Nacional.

Los balcones del edificio se ubican sobre ménsulas, es decir, repisas,  y llevan balaustradas y rejas decorativas. Las ventanas son rematadas por arcos de medio punto.

La mansarda está cubierta por dos mantos curvos de gran pendiente en tejuela de fibrocemento con ventanas que permiten iluminación cenital.

Mención especial merece la Sala de Biblioteca cuya parte central está techada con placa vidriada.

La estructura general del edificio es de albañilería de ladrillo reforzada con pilares metálicos. El espacio central se levanta sobre pilares de hormigón armado. Los cimientos son de hormigón y los entramados de los entrepisos y de la techumbre son de madera.

El edificio de la Intendencia ha resistido sin mayores problemas los terremotos que ha vivido la Región y hoy se proyecta como uno de los lugares favoritos para turistas y ciudadanos que quieran conocer un poco de historia a través de sus paredes.

Las puertas de la Intendencia Metropolitana están abiertas a los visitantes y los días del Patrimonio Nacional contamos con visitas guiadas para entender más de la historia de este edificio histórico.