Intendencia Metropolitana

twitter flick youtube Facebook

Información Turística

La Región Metropolitana constituye el principal centro económico y geográfico del país. Es la que concentra la mayor cantidad de población y a la vez el mayor porcentaje del Producto Interno Bruto, convirtiéndola en una de las regiones con un ritmo de crecimiento por encima del promedio nacional.

Por eso no extraña que sea un polo turístico de importancia a nivel nacional, con lugares que concitan un alto interés turístico.

Casco histórico

Se trata de la zona que marcó el inicio de la Región Metropolitana. El casco histórico reúna a edificios de gobierno, museos, iglesias y teatros.

La Plaza de Armas fue por años el punto neurálgico de la capital y el epicentro de todas las actividades políticas y culturales. A sus costados se encuentra la Catedral Metropolitana cuya construcción comenzó en 1745 y en su interior funciona un Museo Colonial.  Al norte de la Plaza, está el edificio del Correo Central y a un costado, se aprecia el ex Palacio de la Real Audiencia, actual Museo Histórico Nacional , que cuenta una amplia colección y ofrece variados servicios como visitas guiadas, sala didáctica y tienda. Contigua está la Municipalidad de Santiago (1790), proyectada por Joaquín Toesca y después refaccionada.

En calle Merced, casi abandonando la Plaza se encuentra la Casa Colorada, típico exponente de la construcción colonial que fue residencia particular de Mateo de Toro y Zambrano, presidente de la Primera Junta Nacional de Gobierno, la que se constituyó en este mismo lugar.

Las dos vías principales de acceso a esta zona clásica de la Región son los paseos Ahumada y Estado, vías peatonales que acogen día a día a los santiaguinos.

Mención aparte merece el Museo de Arte Precolombino, emplazado en el colonial Palacio de la Real Aduana y dotado de piezas únicas.

Y en la ubicación que tuvo la Universidad de San Felipe, la primera del país, se encuentra el Teatro Municipal (1870), principal teatro del país con elencos estables de ópera, ballet y música.

La Basílica de la Merced es una de las obras que ejecutó el maestro Toesca y que en su interior destaca por tener un museo con una colección de imaginería colonial quiteña y cuzqueña, además de piezas precolombinas y pascuenses.

El centro cívico se encuentro un poco más alejado de la Plaza de Armas, pero reúne un gran atractivo turístico y arquitectónico. Liderados por el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, se encuentra secundado por los Ministerios de Hacienda, Justicia y por supuesto, por la Intendencia Metropolitana.

Si la idea es disfrutar del aire libre, el Parque Forestal es la mejor opción. Bordea la ribera sur del Río Mapocho entre Plaza Baquedano y Plaza Capitán Prat y adyacente se encuentra el Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Contemporáneo.

A escasos pasos se ubica la Estación Mapocho,  inaugurada en 1913 a propósito de la celebración del Centenario de la Independencia del país. Dejó de funcionar como terminal ferroviario en 1987 y en la actualidad es un importante Centro Cultural, que realiza variados eventos durante el año.

A un paso de este lugar se ubica el Mercado Central (1872), situado en un entorno comercial. El pintoresco recinto, con cerca de 80 locales, ofrece variados productos del mar.

Al aire libre

Si la idea es disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor, los visitantes pueden conocer el Parque Metropolitano que acoge  a un Zoológico,  Funicular y Teleférico (hoy en reparación).

El lugar es visitado por ciclistas que día a día ascienden sus laderas para disfrutar de la naturaleza.

A no más de una hora del centro histórico se ubica el Cajón del Maipo, zona típica en que destaca el pueblo de San José de Maipo. Fundado por Ambrosio O’Higgins en 1792, sobresale la Estación de Ferrocarriles, que en el pasado unió a varias localidades del Cajón. También son interesantes en este antiguo centro minero, la Iglesia y Casa Parroquial, que datan de 1798 y son Monumentos Nacionales. En esta zona tradicional adyacente a Santiago, destacan, además, el Santuario de la Naturaleza Cascada de las Ánimas; San Alfonso; el Embalse El Yeso; San Gabriel y las termas de Colina, Baños Morales y del Plomo.

En dirección al sur, a 37 kilómetros de Santiago, con dirección a San Antonio, se encuentra Talagante, donde se puede conocer la antigua tradición de las artesanías de lozas pintadas, cuyos orígenes se remontan al trabajo de las religiosas del Convento de Las Clarisas. Además está aquí la Viña Undurraga, que data de 1882 y que se debe a la iniciativa de Francisco Undurraga, uno de los pioneros de la vitivinicultura en Chile. Sus antiguas bodegas se pueden conocer a través de un tour.

En la misma dirección, se ubica El Monte, un poblado indígena en el que se establecieron después los franciscanos, cuya Iglesia de San Francisco (1690), es representativa de las parroquias rurales del sector.

A 60 kilómetros al oeste de Santiago se llega a Pomaire. Este poblado alfarero se ubica desde 1771 entre los cerros de la Cordillera de la Costa, junto a predios de viñas, parronales y duraznos. Antiguo Pueblo de Indios, Pomaire es célebre por su cerámica, expresión de un saber tradicional que se transmite de generación en generación.

A continuación, en el km. 67, se llega a Melipilla, que posee una rica tradición histórica, cultural y folclórica. Esta ciudad a la vez tradicional y moderna, es hoy apreciada por la denominada “Ruta del Queso”, que permite conocer el proceso de producción de quesos artesanales e industriales.

Recoleta, Quinta Normal y Parque O’Higgins

Probablemente el Barrio Recoleta sea una de las zonas urbanas que mayores costumbres mantiene. Rico patrimonio histórico, se encuentra, en la calle Dávila Baeza, la tradicional Vega Central, un espacio de venta y distribución de productos agrícolas, con cocinerías que ofrecen muestras de la tradición culinaria nacional.

Otro lugar de relevancia cultural y artística, con gastronomía, “picadas” y espectáculos es el Barrio Bellavista, a los pies del cerro San Cristóbal. Durante el siglo XX, este sector se pobló de intelectuales y artistas como Camilo Mori, Nemesio Antúnez y Pablo Neruda. Ahí se ubica La Chascona, una de las singulares casas del vate. Los libros coleccionados por nuestro premio Nobel se pueden consultar en la biblioteca que mantiene la Fundación Pablo Neruda.

Hacia el poniente, sobresale la Quinta Normal, creada por Bulnes en 1842, hoy es un Santuario de la Naturaleza de 40 hectáreas con una serie de atractivos culturales como el Museo Nacional de Historia Natural (1876), con secciones de antropología, geología y zoología, entre otras.

En el mismo parque, el Museo Ferroviario (1984) posee una de las colecciones de trenes a vapor más importantes de Sudamérica. Y prácticamente al lado está el Museo Artequín, que cuenta con reproducciones de arte y busca estimular la creatividad de personas de todas las edades a través de una metodología interactiva y lúdica.

Muy cerca de este punto se encuentra la Estación Central, que fue encargada a la maestranza de Gustave Eiffel e inaugurada en 1897. Adyacente, destaca el moderno Planetario de la Universidad de Santiago , que realiza diversas actividades culturales y que produce programas audiovisuales a través de los cuales se simula el universo.

En la zona se ubica el Parque O’Higgins,  lugar tradicional donde a diario se realizan competencias deportivas y donde año a año es posible presenciar hitos de propios de las Fiestas Patrias como la Parada Militar y las Fondas.

El Parque O’Higgins acoge al Pueblito de Artesanos y la Plaza de las Artesanías, donde es posible observar artesanía local.

La Plaza Ñuñoa es un polo cultural y bohemio que se ha desarrollado recientemente caracterizado por una serie de restaurantes y bares y enmarcado por el Teatro de la Universidad Católica.

Y si la idea es disfrutar de las compras, la Región Metropolitana suma centros comerciales en prácticamente todos sus destinos.

Plan de desarrollo turístico de la Región Metropolitana 2011-2014, aquí.