Intendencia Metropolitana

twitter flick youtube Facebook

Intendente Metropolitano participa en noveno aniversario de la Reforma Previsional

La Reforma Previsional del 2008, a través de su Pilar Solidario, instauró un piso de derechos garantizados en materia de protección social. En nueve años ha beneficiado a más de 1 millón 800 mil personas, a través de la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario.

Hasta la comuna de San Ramón llegó la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, junto a los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés; del Trabajo y Previsión Social, Alejandra Krauss; y de Desarrollo Social, Marcos Barraza, además del Intendente Metropolitano, Claudio Orrego, para celebrar el noveno aniversario de la entrada en videncia de la Reforma Previsional.

La Reforma Previsional del 2008, a través de su Pilar Solidario, permitió instaurar un piso de derechos garantizados en materia de protección social, tanto para las personas que no habían podido acceder a una pensión, como para quienes tenían pensiones muy bajas. Esto, con focalización en el 60% más pobre de la población.

Ha beneficiado en nueve años a más de 1 millón 800 mil personas, ya sea con una Pensión Básica Solidaria o por un Aporte Previsional Solidario.

“Lo que hicimos fue cambiar de enfoque, fue cambiar a dejar atrás un sistema individualista, que dependía sólo de la capacidad individual de las personas de cotizar o de ahorrar, a uno solidario.  Es decir, fue poner por delante un enfoque de derechos, de dignidad y no uno de mercado. Fue un primer paso contundente, y la verdad es que en estos 9 años hemos escrito una historia de justicia social que ennoblece a Chile, porque nos demuestra que es posible avanzar en justicia y en beneficios cuando un país se lo propone”, señaló la Presidenta al inicio de su discurso.

El pilar solidario fue creado para entregar una pensión a quienes no la tenían y complementar los montos de las pensiones más bajas. Contempla una Pensión Básica Solidaria de Vejez; Pensión Básica Solidaria de Invalidez; Aporte Previsional Solidario de Vejez y un Aporte Previsional Solidario de Invalidez.

Asimismo, se establecieron una serie de medidas para la equidad de género como el Bono por Hijo que  ha beneficiado a más de 450 mil mujeres.
Durante sus palabras, la Jefa de Estado también abordó los cambios que se han implementado para seguir mejorando las pensiones.

“Hemos ido incorporando otras mejoras.  Otra importante es el reajuste extraordinario del 10% que se aprobó el año pasado, pero que empezó a pagarse a partir de enero de este año, que permitió que la pensión básica solidaria pasara de un poco más de 93 mil pesos a más de 102 mil. Junto con ello, terminamos de hacer todo el proceso de eliminar a los pensionados mayores de 65 años el 5% de cotización de salud que les tocaba cotizar, y favoreció este proceso a 320 mil personas”.

En esta línea señaló que “nosotros restituimos el bono de invierno de más de 59 mil pesos para más de 350 mil adultos mayores, que sin haber cambiado su situación socioeconómica, la habían perdido. Y hoy día lo perciben más de un millón de pensionados”.

La Presidenta Bachelet aseguró que se iniciará una segunda etapa en materia de pensiones con el envío de un proyecto de ley que modifica el sistema previsional que hoy tenemos.
Este contempla una nueva cotización adicional de 5%, de cargo del empleador, destinado a un nuevo Sistema de Ahorro Colectivo. El aumento se hará en un período de 6 años, para hacerlo de manera gradual.

El 5% será dividido en dos partes: un 3% que irá directamente a la cuenta personal de cada trabajador, con plenos derechos sobre este monto, lo que significa que será heredable.
Y el 2% restante se integrará a un Seguro de Ahorro Colectivo, el que tendrá carácter redistributivo, con solidaridad entre las generaciones, y con mayor apoyo hacia los que reciban pensiones más bajas.

Este 5% adicional será administrado por una entidad pública y autónoma, técnica y moderna, que dé garantías a todos de independencia, eficiencia y transparencia.

“Hoy, la sociedad chilena demanda avanzar hacia un sistema previsional que profundice la solidaridad y los derechos sociales, y eso es lo que vamos a hacer. Y lo vamos a hacer tal como hace 9 años, sin populismo, sin consignas fáciles y con la responsabilidad de saber que tenemos que responder a millones de chilenos que iremos haciéndonos mayores -yo ya me hice mayor, en realidad-, pero teniendo en cuenta, sobre todo, que una sociedad justa está llamada a asegurar a quienes han entregado su vida –sea en el hogar, sea en el trabajo– al progreso de la familia y de Chile, tengan una vejez digna, más segura”, puntualizó.