Intendencia Metropolitana

twitter flick youtube Facebook

Barrio San Diego tendrá la primera Plaza de Bolsillo Móvil del país

La iniciativa busca dar vida al espacio disponible en Alonso de Ovalle esquina San Diego, abandonado tras las remodelaciones de la Estación de Metro Universidad de Chile, innovando con una propuesta de reutilización de espacios públicos de manera sustentable.

El Intendente Metropolitano, Claudio Orrego, junto con el Director Regional Metropolitano de Sercotec, Juan Ignacio Olave, inauguraron este miércoles la primera Plaza de Bolsillo Móvil del país, la que por fuera parece un simple conteiner pero que en su interior alberga una plaza modular que diariamente se armará para los habitantes de Barrio San Diego. Con ello se reutiliza el espacio público disponible en calle San Diego esquina Alonso de Ovalle que hoy luce abandonado por las remodelaciones en la Estación Universidad de Chile de Metro.

La primera de las llamadas plazas “Parklet” que habrá en Chile (y la segunda de Sudamérica) es una propuesta vanguardista de sustentabilidad inmobiliaria que generaron los locatarios del Barrio San Diego con el apoyo del Municipio de Santiago, y con el financiamiento del Programa de Fortalecimiento de Barrios Comerciales de Sercotec.

Esta tendencia mundial, que comenzó en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, a mediados de la década pasada, busca temporal o definitivamente reemplazar estacionamientos abandonados por agradables lugares de uso público, habilitando un momento de descanso entre las largas jornadas laborales que se viven en las grandes urbes.

Fiel a esa esencia, la plaza Parklet San Diego tendrá mesas de descanso y quitasoles para que sus visitantes tengan un territorio de encuentro en el centro de la ciudad, y puedan disfrutar de la gastronomía del sector, hacer una pausa entremedio de las compras, o luego de un paseo en bicicleta utilizando los “Bicicleteros Troya”, inaugurados en agosto, a media cuadra para estacionar. Además, incluye puertos USB cuya energía proviene de paneles solares.

Al respecto, el Intendente Metropolitano, Claudio Orrego, dijo que “las plazas Parklet, que en la jerga chilena son Plazas de Bolsillo Móvil, que estamos instalando acá en medio del Barrio San Diego -donde se ha producido además una virtuosa alianza con el Municipio de Santiago, Sercotec, la Junta de Vecinos y los comerciantes del barrio- son una buena manera de empezar a recuperar estos espacios abandonados de la ciudad y potenciar barrios comerciales como este histórico y glorioso barrio”.

Además de felicitar a los autores de la iniciativa, Orrego llamó a replicar iniciativas como esta a lo largo de Santiago. “Así como estábamos con las Plazas de Bolsillo recuperando sitios eriazos, esto nos permite mucho más rápido recuperar espacios de calles abandonadas y que puede tener mejor uso para la comunidad. Si algo nos ha enseñado la experiencia es que cuando la ciudad se hace más amigable, la gente compra más y disfruta más las calles y barrios”, indicó.

Por su parte, el Director Regional Metropolitano de Sercotec, Juan Ignacio Olave, manifestó que “Barrio San Diego nos sigue demostrando cómo el trabajo colaborativo entre locatarios, vecinos, municipio y gobierno es viable y es la forma de potenciar los barrios comerciales del país, con propuestas sustentables, innovadoras y que impacten positivamente a las comunidades. El programa Barrios Comerciales busca precisamente esto: demostrar que los barrios comerciales tienen un sello característico, un relato más allá de su oferta comercial que los transforma en atractivos turísticos, puntos de encuentro dentro de las ciudades imperdibles para los santiaguinos, turistas nacionales y extranjeros”.

Nuevo modelo de negocio asociativo

Más allá del impacto vial que genera y la innovación detrás de su propuesta, el modelo de gestión asociado a los parklets es una gran oportunidad para los empresarios locales, ya que su mantención es un compromiso de todos los microempresarios, al ser un atractivo más del barrio que alimenta la llegada de nuevos clientes, quienes no asumen ningún costo por el beneficio de contar con una plaza de encuentro público en el corazón de Santiago, espacio que también disfrutan libremente los vecinos del sector.

El costo de la plaza Parklet de Barrio San Diego es de $10.050.000, los cuales fueron financiados por el programa de Fortalecimiento de Barrios Comerciales de Sercotec. Si bien su ubicación en Alonso de Ovalle es temporal, los locatarios pueden reubicarla en otro espacio disponible del barrio sin tener que reinvertir en ella, puesto que su formato modular dentro de un conteiner permite su traslado sin problemas.

Sobre Barrio San Diego

El barrio comercial San Diego es un barrio típico de Santiago en donde conviven diversos rubros, como la venta de libros y de tecnología; servicios de imprenta y de entretenimiento; presencia de tiendas de perfumería, de gastronomía, de música e instituciones educacionales, además de la venta y reparación de bicicletas, entre otros.

Son 570 locales comerciales presentes en el sector, destacando espacios culturales como el Teatro Cariola, El Bar Las Tejas, Los Juegos Diana y el Cine Arte Normandie. En sus inicios, el Barrio San Diego fue llamado ”Camino Central” y su nombre actual se vincula a la existencia de la capilla jesuita de San Diego, destacando su antigüedad y arquitectura. Todo lo anterior se verá fortalecido con la próxima inauguración y puesta en marcha de la futura estación Parque Almagro de la nueva línea 3 de Metro.

Sobre programa Fortalecimiento de Barrios Comerciales

El Programa de Fortalecimiento de Barrios Comerciales es una iniciativa integral, pionera en Chile, que busca dinamizar la gestión comercial y mejorar el entorno urbano de 63 barrios comerciales, desde Arica a Puerto Williams. Se trata de una medida comprometida en la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento del Ministerio de Economía, ejecutada por Sercotec.

Mediante el apoyo a proyectos asociativos, el programa promueve la colaboración entre los locatarios y con otros actores para fortalecer sus negocios, poner en valor la identidad del barrio y mejorar la calidad de vida de quienes viven y trabajan en él.