Menú Principal
25 de Junio de 2020

Intendente Metropolitano se reúne con ACHIGA para coordinar medidas para prevenir contagio de COVID-19 en venta por delivery

La máxima autoridad regional dijo que “hemos acordado que ellos van a implementar una serie de medidas que van a permitir, primero, tener una distancia social importante en el lugar donde están a la espera los repartidores fuera del local para que no se repitan las escenas de aglomeración de repartidores a la salida de los locales”.

Santiago, 25 de junio de 2020.- El Intendente Metropolitano, Felipe Guevara, y la Seremi de Salud, Paula Labra, se reunieron este jueves con la directiva de la Asociación Chilena de Gastronomía (ACHIGA), encabezada por su presidente, Máximo Picallo, para conocer los protocolos y coordinar medidas preventivas para prevenir el Covid-19 en restaurantes con venta delivery.

Tras la cita, el Intendente Guevara explicó que “hace algunos días tuvimos reuniones con los distintos proveedores de delivery para poder tener un catálogo de buenas conductas, de prevención de la no transmisión del coronavirus a aquellas personas que acuden al delivery como una manera de abastecerse de alimentos, y hoy hemos tenido una reunión con la ACHIGA en el mismo sentido, porque es la otra punta del mismo proceso”.

Agregó que “las personas que hacen delivery tienen que tomar el resguardo adecuado para no contagiarse ni contagiar, pero también desde el lugar donde se expende la comida, que luego lleva el muchacho o muchacha de la moto o vehículo, también deben guardarse ahí las medidas sanitarias que hagan menos posible el contagio del virus”.

En ese sentido, la máxima autoridad regional dijo que “hemos acordado que ellos van a implementar una serie de medidas que van a permitir, primero, tener una distancia social importante en el lugar donde están a la espera los repartidores fuera del local para que no se repitan las escenas de aglomeración de repartidores a la salida de los locales en función de lo que ha señalado el Gobierno: lo más importante es la salud de las personas. Y todas las medidas que podamos tomar para asegurar la salud de esas personas lo vamos a hacer”.

Por su parte la Seremi de Salud indicó que “es importante que todos los actores involucrados en lo que es el delivery de comida participen y sean responsables para ganarle la batalla al coronavirus. Ya hemos tenido reuniones con las grandes empresas de delivery de la RM, como indicó el Intendente, para revisar sus protocolos, reforzarlos, y asegurarnos que los repartidores cumplan con todas las indicaciones necesarias, como el correcto uso de los elementos de protección personal (EPP), sanitización de sus mochilas, y la segura entrega de los productos a los usuarios que consumen y hacen estos pedidos. Por eso hoy nos encontramos con la otra parte de esta cadena, ya que es importante que estos locales tengan protocolos establecidos y los cumplan respecto a asegurar condiciones seguras del retiro de la comida”.

Puntualizó que ACHIGA comenzará a implementar hoy mismo las medidas acordadas y otras contenidas en la guía de buenas prácticas que ellos han trabajado en estas semanas y que van a repartir con sus asociados, que son más de 2.400 sucursales en la Región Metropolitana.

La seremi Labra señaló que, al día de hoy en la RM, han realizado 247.000 fiscalizaciones (60 mil de las cuales han sido al comercio), y de los 1.240 sumarios cursados, 260 han sido al comercio. Entre las medidas que deben cumplir los locales de comida, detalló: el manejo adecuado de los alimentos; asegurar que sus trabajadores cuenten con los permisos correspondientes, con los EPPs; que tengan pleno conocimiento de la medidas de autocuidado, como lavado de manos, uso de mascarillas, y, por otro lado, que implementen medidas que permitan evitar aglomeraciones por parte de los repartidores que van a buscar los pedidos.

En caso de incumplimiento, se levanta acta que deriva en un sumario sanitario que puede llegar a una multa de 1.000 UTM (50 millones de pesos)

Finalmente, el representante de ACHIGA, Máximo Picallo, dijo que “desde el primer minuto que se prohíbe el funcionamiento de los restaurantes, como ACHIGA impulsamos el hecho de que la entrega de alimentación a través del delivery era una función social que podían cumplir los retaurantes. Y en la medida en que se iban instaurando cuarentanas más estrictas, el delivery era una forma sana y segura para repartir alimentación, incluso más que ir a un supermercado a hacer una fila. Por eso desde Achiga y la Cámara de Comercio de Santiago, la semana pasada desarrollamos una guía de buenas prácticas, que básicamente se basa en el concepto de que la entrega de delivery debe ser sin contacto”.