Menú Principal
12 de Agosto de 2019

Presidente Piñera promulgó ley que obliga a las empresas a retirar cables en desuso: “Tendremos ciudades más hermosas, más humanas, más gratas, más seguras”.

Las empresas tendrán hasta cinco meses para retirar los cables calificados como desechos por las municipalidades y arriesgan multas de hasta 1.000 UTM ($49 millones) en caso de no hacerlo.  La Intendenta Rubilar afirmó que la ley “le puso el cascabel al gato y ya no hay excusas, las empresas se deben hacer cargo y retirar su basura aérea”.

La Intendenta Metropolitana, Karla Rubilar, acompañó al Presidente, Sebastián Piñera; a la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt y al ministro de Energía, Juan Carlos Jobett, en la ceremonia de promulgación de la ley que busca solucionar el exceso de líneas en desuso de servicios de telecomunicaciones y eléctricas, conocida como #ChaoCables.

“Es para tener ciudades más hermosas, más humanas, más gratas, más seguras. Así vamos a ir avanzando hacia una ciudad más humana, más grata para vivir”, dijo el Mandatario.

La Intendenta Rubilar valoró la promulgación de la normativa que modifica la ley N° 18.168, para regular el tendido de cables aéreos y que responsabiliza a las empresas de su retiro y mantención. La nueva legislación viene a reforzar el trabajo de la mesa de cables que está liderando la Intendencia y de la que participan la subsecretaría de Telecomunicaciones, municipios y empresas eléctricas. A menos de un año de su conformación, la “mesa de cables” ha logrado retirar 135 kilómetros (lo equivalente en distancia de Santiago a Concón) y se prevé que de aquí a fin de año se retire cerca de un millón de metros, lo equivalente en distancia de Santiago a Talca.

“Esta ley le pone el cascabel al gato y ya no se trata de buena voluntad de las empresas, sino que establece su responsabilidad en la mantención de los cables y el retiro de la basura aérea que dejan. Estaremos fiscalizando que esta ley se cumpla, porque claramente beneficia a la población y mejora el funcionamiento de nuestra ciudad, no sólo por un tema estético. Es parte de la discusión que estamos dando para que Santiago avance a ser una ciudad más resiliente”, afirmó la Intendenta Rubilar.

La nueva ley consigna que las concesionarias y permisionarias que cuenten con líneas aéreas o subterráneas de servicios de telecomunicaciones, tales como líneas, cables, ductos, poliductos, microductos, crucetas, anclajes, tirantes, cajas de control, acometidas, gabinetes, armarios, mufas, cámaras y todo otro elemento perteneciente a la red, serán responsables de su adecuada instalación, identificación, modificación, mantención, ordenación, traslado y retiro, conforme a la obligación legal de contar con planes de gestión y manejo de redes.

Se especifica luego que estos planes deberán dictarse en un plazo de noventa días, contado desde la publicación de esta norma como ley; y detalla que la regla se extenderá a las instalaciones de tales artefactos, incluidos los adosados exteriormente a edificios, en condominios de viviendas sociales.

El incumplimiento de esta obligación será sancionado con una multa a beneficio municipal de 100 a 1.000 UTM (entre $4.903.300 y $49.033.000). Y en caso de que sea el municipio quien se haga cargo, el costo también correrá por cuenta de las empresas mediante reembolso.

Asimismo, deberán hacerse cargo de la respuesta ante emergencias de distintos tipos de eventos.

Finalmente, la normativa se extiende además a los “postes e instalaciones que se encuentren adosadas exteriormente a los edificios en condominios de viviendas sociales”.